Tumba la Mafia

Tumba la Mafia
Empodérate de la "Convergencia por un mejor país"

domingo, enero 25, 2009

“Princesa de Capotillo” narra sordidez de barrio capitalino


Foto 1 de 2
Libros
“Princesa de Capotillo” narra sordidez de barrio capitalino

La corrupta relación entre pandillas y policías llega a la literatura con la obra de un autor que estudió sobre el terreno la realidad de un barrio violento

Escrito por: UBALDO GUZMÁN MOLINA

La novela “Princesa de Capotillo”, del escritor santiaguero Luis R. Santos, está ambientada en el Distrito Nacional y Santiago, sobre todo en el barrio de Capotillo, donde se desarrolla la mayor parte de la obra.

La trama se centra en la obsesión de Kiko, jefe de una pandilla, por casarse a la fuerza con la Yojaira, a quien secuestra el día que se iba a casar con Tony, hijo de un político, quien pasó de vivir en una parte trasera de Capotillo a una torre a la avenida Anacaona.

La trama también gira sobre el proyecto de grandeza económica de la pandilla llamada Los Broders, la cual logra asociarse con la gente de “El Don” y con la policía de la zona para controlar el negocio de la venta de drogas en Capotillo y otros sectores cercanos.

En la novela sale a relucir la jerga de los jóvenes de Santo Domingo y hace un contraste entre la modernidad, cuyo ícono es el Metro de Santo Domingo, y el atraso, que es representado por una carreta repleta de naranjas en la avenida Lincoln con 27 de Febrero.

Publicada por la Editorial Norma bajo el sello La otra orilla, la obra consta de 179 páginas en 25 capítulos. El diseño y la fotografía de la portada son de Rubén Rodríguez.

Anteriormente, Santos había publicado cuatro novelas: “En el umbral del infierno”, “Memorias de un hombre solo”, “El segundo resucitado” y “Un amante indiscreto”.

Es autor, además, de los tres tomos de cuentos: “Noche de mala luna”, “Amy la cantante y otros relatos” y “Tienes que matar el perro”, así como del ensayo “El mejor día de mi vida”. En una prosa descarnada, el autor describe las componendas de la Policía y los narcotraficantes en Capotillo. El capitán Serrera es un típico policía corrupto y ambicioso. Para escribir la obra, el autor visitó por más de tres meses el sector de Capotillo, donde constató las condiciones en que viven los jóvenes y escuchó sus historias y anécdotas que sirvieron para armar el tejido de la novela.

Santos estudió agronomía en el Instituto Superior de Agricultura, en Santiago, y en la Universidad Católica Nordestana, San Francisco de Macorís.

La novela “Princesa de Capotillo” rescata a seres anónimos que viven en la marginalidad y la exclusión social. Esos jóvenes caen en el narcotráfico como una vía para salir de la miseria, pero muchos terminan siendo asesinados.

A continuación la entrevista realizada al escritor sobre su obra.

P. ¿Cuál es la partida de la novela que publicó la Editora Norma?

R. Princesa de Capotillo tiene como partida acontecimientos que se suscitan primero en Capotillo, pero los personajes se mueven por casi todos los rincones de Santo Domingo, y en Santiago. La acciones más importantes realmente acontecen en Capotillo, en la zona más depauperada del barrio.

P. ¿Cuál es la trama de la novela?

R. Princesa de Capotillo es una historia de amor marcada por la obsesión de un jefe de una pandilla que quiere casarse a toda costa con la muchacha a la que llaman Princesa y con la cual había tenido un romance de adolescente en el barrio.

La trama también gira en torno al proyecto de grandeza económica de la pandilla llamada Los Broders, que se asocia con la gente de El Don y con la policía de la zona para controlar el negocio de la venta de drogas en el barrio y otros sectores aledaños. Los personajes son nombres a veces que llaman la atención porque han tenido mucha incidencia en el mundo del crimen.

P. ¿Su reciente novela es diferente a las anteriores?

R. Realmente, es muy distinta de las demás porque aquí se ha articulado un discurso narrativo con la marcada intención de mostrar la gran marginalidad de sus personajes, la complicidad de los estamentos policiales y militares con el mundo del crimen organizado, y el final que les toca a todos los peones que son usados por los grandes jerarcas del tráfico de estupefacientes.

P. ¿Se siente satisfecho con la novela?

R Me satisface el hecho de que cada lector en cualquier pasaje de la obra podría verse reflejado o sentirse aludido por una o varias circunstancias. Y porque la crudeza de la historia no podrá dejar indiferente a quien se dé a la tarea de abordar su lectura.

P. ¿Cómo fue el trabajo de la novela?

R. La novela surge a raíz de los cambios que han venido aconteciendo en República Dominicana a raíz del desbordamiento de la delincuencia común y de la delincuencia asociada al narcotráfico.

Recoge el estupor con que los dominicanos nos damos cuenta de que ya no somos el apacible vecindario que éramos quince o veinte años atrás y que el hecho de haber ignorado a las capas bajas de la sociedad está teniendo consecuencias atroces en el discurrir cotidiano de todos, incluso en el de las élites, que son las principales responsables por la gran marginalidad social que nos afecta, con sus predecibles secuelas.

Para escribir la novela estuve visitando por más de tres meses a Capotillo, observando, hablando con gente de distintas épocas, escuchando sus anécdotas, copiando la jerga de los muchachos, viendo qué tipo de ropa usan, qué música les gusta e incluso sus bebidas predilectas.

P.¿La literatura dominicana está en un buen momento?

R. Pienso que sí, que estamos en el mejor momento de la historia de la literatura dominicana y que vamos rumbo al forjamiento de una tradición literaria nacional, algo muy importante para romper el aislamiento y la ignorancia de que hemos sido objeto.

P. ¿Cuáles atractivos tiene la novela para seducir al lector?

R. Pienso que para un escritor es difícil señalar atractivos en una obra suya. Sucede que lo que más le atrae al autor de su obra, podría resultar la parte menos llamativa para el lector, quien es el juez que finalmente dictamina eso que usted llama atractivos de la obra.

En síntesis

Vidas tronchadas

La trama de la novela gira en torno a la obsesión del jefe de una pandilla, Kilo, por casarse a la fuerza con la Princesa, a quien secuestra el día de su matrimonio. En una prosa descarnada, el autor pone de relieve la complicidad entre los agentes policiales y los narcotraficantes en Capotillo.